Nos están vendiendo

Nos están vendiendo

Nos están vendiendo

Ilustración: Toni Salvà.

Tengo dos amigas que han dejado sus trabajos habituales para dedicarse a la venta de casas. Ha sucedido en plena pandemia en la que los índices de desempleo están al alza. La banda sonora de esta incertidumbre mundial ha saltado del Resistiré a Mi casita de papel, en la que Jorge Sepúlveda ha resucitado en cada portal inmobiliario además de adelantársele a Elon Musk en su afán por vivir más allá de la Tierra. Colonizada, la una, busquemos nuevas extravagancias en conquistas interestelares. Y no tan lejos.

La nueva excentricidad del Ayuntamiento es convertirnos en los voceros de nuestros barrios para poner luz y taquígrafos a negocios, rincones, a toda esquina susceptible de ser convertida en cebo turístico. No satisfechos con la permisividad de vender el centro de la ciudad al mejor postor -y ya sabemos quién gana siempre-, ahora quiere deslocalizar el negocio turístico y extenderlo a la periferia sin mancharse las manos. Nos quiere convertir en verdugos de nuestro propio destino.

Los vecinos les pondremos en bandeja nuestro patrimonio sentimental, es decir, los lugares del barrio que amamos por mantenerse al margen del negocio turístico, ese bar de la esquina en la que te llaman por tu nombre, o el pequeño local del zapatero remendón donde a duras penas malvive de poner suela a tus botas.

Tenemos experiencia, sabemos en qué y cómo acaba esta película de un neorrealismo mallorquín: “vendre ses cases i anar de lloguer”, corregido en el postcapitalismo con un irte a la calle.

¿Qué esconde tan aviesa invitación a los vecinos al convertirlos en publicitarios gratis total?

Echemos la vista al espacio, alarguemos el cuello. ¿Dónde están las plumas construyendo, levantando la tierra para transformarla en nuevas promociones, en la expansión de la ciudad? Hay muchas pero hoy pongo el foco en dos, en La Soledad y en Pere Garau. Ambas periferias tienen un mismo cordón umbilical: la una es denominada Nou Llevant y la otra, Nuredduna. La primera fue barrio obrero, fabril y la otra cuenta con un mercado con puestos callejeros tres días a la semana. Lo que acabará convertido en el llamado turismo de sensaciones: culinarias, olfativas, nostálgicas y otras zarandajas parecidas, el argumentario que acaba derivando en la usurpación de tu barrio, de tu casa, de tu historia para convertirla en producto turístico. Otro más.

En dichos barrios los negocios inmobiliarios están creciendo como setas. En torno a la nada clara peatonalización de Nuredduna el buzoneo con peticiones de que vendas tu piso va en aumento. En los alrededores de La Soledad es un hecho que son muchos los extranjeros que están comprando. En ambos ocurre algo similar: un desembolso ingente de dinero público -sobre todo fondos europeos- para pavimentar calles, espaciar aceras, peatonalizar y crear carriles bici, una urbanización en toda regla, plausible sí pero que van a acabar disfrutando los nuevos dueños, los nuevos inquilinos, de la periferia. Nosotros no porque no podremos pagarlo.

Si no quieres que tu barrio sea colonizado, deja de instagramearlo, olvida tus clics fotogénicos y desde luego, no hagas el trabajo sucio a quien lo único que le interesa de ti es tu voto cada cuatro años y ahora tu ‘casita de papel’. Muy triste pero cierto.

Una tarde de éstas contemplé la mudanza de aquella ferretería de Caputxines convertida ahora en negocio inmobiliario. Liándose un pitillo, una mujer joven sonrió al ver mi expresión de desconsuelo y compartió su lamento: “¡Nos están vendiendo!” Me fui a por una cerveza.

9 thoughts on “Nos están vendiendo”

  1. Gaspar dice:

    Gràcies Lourdes per posar el feix de llum allà on l’avarícia del poder vol guanyar i guanyar més, per omplir les butxaques d’uns pocs i remetre a la pobresa a la majoria i per aixecar la veu d’una forma tan nítida i diàfana. Ojalà la teva veu sigui un eco que ressoni per tots els racons de la Ciutat i dels pobles d’aquestes Illes…

  2. José María dice:

    Me faltaba un adjetivo para blanquear el cancer del turismo, “sensaciones”. Fabuloso obsequio, gracias Lourdes, un gusto leerte.

    1. Michaela Hüffer dice:

      Escribes ,lo que mi Alma siente y sufre…..
      Rezando que la Mayoría de Gente empiezan a pensar y sentir y actuar .

  3. Cris dice:

    Qué lamentable situación que, además, se extiende a todas las ciudades que atraen el turismo. Excelente forma de comunicar tu indignación, Lourdes, como siempre.

  4. Xavier Pastor dice:

    Muchas gracias, Pilar. Tus escritos me gustan siempre. Pero hoy lo bordas. A veces me pregunto de donde salen estas ideas “de bombero” (con perdón de los bomberos), como si fuesen simplemente ocurrencias estúpidas de un concejal o un director general inepto que se cree genial en un momento dado. Pero tal como lo planteas tu se ve mucho más claro que responde a un plan mucho menos ingenuo y mucho menos “incompetente” de lo que algunos preferiríamos creer.

    1. Lourdes duran dice:

      Me alegro de que te gusten mis artículos pero no soy Pilar. En cualquier caso, gracias por tu opinión por la parte que me toca😉

  5. Feli Marcos dice:

    Gracias Lourdes por tus maravillosos y a.enos artículos y por el trabajo tan necesario de concienciación de los ciudadanos

  6. Gema dice:

    Todo se compra y se vende, según la máxima capitalista , pero la dignidad de un pueblo no debería cotizar más que como emblema, siempre al alza.
    Tras décadas de decadente deterioro de nuestra ciudad, debiéramos haber concluido en que el negocio turístico no ayuda a reflotarla sino mas bien a rematarla , a costa del perjuicio continuado y la paciencia de sus habitantes. Solo unos pocos ganan, ya sea votos, pasta gansa o patrimonio . Mal enfoque intencionado el de los necios que nos gobiernan.
    Gracias, Lourdes.

  7. Kika dice:

    Magnífico artículo Lourdes ¡Como siempre! Qué Importante reivindicar la ciudad como espacio identitaro. Yo creo que aquí, en Alicante, hay poquísima conciencia de eso y muy probablemente el turismo es la razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *