El fenómeno de la gentrificación en Palma

La gentrificación es la expulsión involuntaria, rápida o lenta, de la población residente habitual de una zona o barrio de Palma, por otra con más poder adquisitivo. Ha habido una cierta experiencia histórica en Palma de gentrificación, debida a operaciones inmobiliarias o proyectos públicos, pero la de ahora es más intensa.

En los últimos años, la gentrificación ha sido más vinculada al fenómeno de la “moda” de Palma como ciudad de turismo de fin de semana, impulsado por las plataformas digitales como Airbnb o HomeAway, así como la búsqueda de una segunda residencia de personas de los países del norte de Europa.

Este proceso ha tenido consecuencias intensas en el mercado inmobiliario, como la subida del precio de los alquileres de larga duración (debido al escaso número de pisos que se alquilan para residentes, ya que una gran parte de propietarios prefiere hacer alquiler turístico) o la subida del precio de pisos de compra, ya que prácticamente sólo son accesibles a personas con gran poder adquisitivo.

El diagnóstico actual

La gentrificación se manifiesta de manera irregular sobre la ciudad, con más intensidad en determinados barrios. La falta de datos empíricos unificadas, pero, hacen que la fuente de información sean experiencias individuales, más evidentes en barrios como El Terreno, Santa Catalina o zonas del centro histórico como La Lonja. Sin embargo, es necesario observar sistemáticamente los indicadores en las zonas de la bahía de Palma para conocer la dimensión real del problema, desde San Agustín en s’Arenal, pasando por Son Espanyolet o Es Molinar.

El Observatorio de la Gentrificación de Palma XXI

En este contexto, el Observatorio de la Gentrificación de Palma XXI ha sido desde el año 2016 el punto de encuentro para el análisis de este fenómeno. Los objetivos del Observatorio son: establecer los indicadores a monitorizar, analizar las diferentes fuentes de información, recopilar las noticias aparecidas en prensa y realizar estudios cualitativos con la participación de investigadores y de vecinos.

Se pueden consultar a continuación los informes publicados:

Informe sobre el barrio de la Lonja (julio 2019)

"Puede alguien imaginar una sociedad a escala auténticamente humana que pide el sacrificio del descanso, el sueño y la tranquilidad de cientos de vecinos para que otros miles ocupen ruidosamente calles y plazas por puro placer e interés privado durante la noche?"
Fèlix Pons
Febrero de 1997

Un tercio de los residentes han tenido que abandonar la Lonja durante los últimos 30 años, mientras que la población extranjera se ha multiplicado por seis. El barrio tenía en 1993 un 6,5% de población extranjera -procedente, sobre todo, de Francia, Argentina, Marruecos y Reino Unido, mientras que en la actualidad la proporción alcanza ya el 34%.

El barrio del Consolat de Mar, el más gentrificado de Palma.

Informe sobre el barrio de Santa Catalina (octubre 2018)

Santa Catalina ha sufrido un proceso de gentrificación intenso y una actividad inmobiliaria importante que en muchos casos ha servido de mecanismo de desahucios para propiciar operaciones de compraventa de viviendas. El barrio, ha pasado de tener un uso principalmente residencial a transformarse en un espacio mayoritariamente dedicado a la restauración y el ocio nocturno.

La mitad de las viviendas que se venden en Santa Catalina son compradas por extranjeros.

La gentrificación en Palma: una visión global (febrero 2017)

El centro de Ciudad corre el peligro de convertirse en una plataforma inmobiliaria y perder identidad, como ha ocurrido en otros centros históricos europeos.